Instituto de Estudios Penales | Bahia Blanca |

DEDUCE RECURSO DE APELACIÓN

Sr. Juez a cargo del Juzgado en lo Correccional nro. 10:

     Frank Herbert, Agente Fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 20 de Bahía Blanca, en la causa nro. 500/09, o.i. 1000, seguida a Eugenio Takhisis por lesiones leves, a V.S. me presento y respetuosamente digo:
Que en legal tiempo y forma vengo por el presente a interponer recurso de apelación contra la resolución de fs. 62/63, en cuanto resuelve sobreseer totalmente a Eugenio Takhisis por el delito de lesiones leves en los términos del art. 89 del Código Penal, y ello por haber transcurrido los términos legales para que opere la prescripción de la acción penal (arts. 59.3°, 62.2° y 67.4° del C.P.).

I.-


En primer lugar debe señalarse que “El sobreseimiento es siempre apelable, sin que la ley distinga respecto de la etapa procesal en que sea dictado o del motivo que lo sustente, ni tampoco en función de que sea pronunciado por órgano de jurisdiccional de juicio o de ejecución” (Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, Sala II, sent. del 28/2/2002 en causa 1031, “Márquez da Silva y otros”, citado por Piombo, Horacio Daniel, Jurisprudencia del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires. Vol. II, Lexis Nexis, 2002, pág. 304), por lo que la recurribilidad del presente resolutorio tramita por la vía aquí articulada.

II.-

     El a quo entiende que “...la acción destructora del tiempo empieza a operar inmediatamente después de producida la infracción, materia de la cual no se discute (...) Que conforme lo sostuviera la Excma. Suprema Corte de Justicia –en posición que comparto plenamente-... en causa “Canzoneiro” del 10/6/97, en que se volviera al criterio sustentado en la causa “Balchumas o Balchunas”..., durante el sumario no puede haber secuela de juicio pues aquella etapa del procedimiento no integra el juicio...” (fs. 62 vta.).

    La prescripción de la acción implica una clara sanción a la inacción de la autoridad, a la falta de voluntad persecutoria, paralizando el ius persequendi que posee el Estado.

    Entiendo, que en el sub examine no ha existido tal inactividad por parte del Representante del Ministerio Público Fiscal, como seguidamente detallaré, por lo que mal podría obstarse o aniquilarse el curso procesal del presente.

     La acción no ha prescripto, pues en autos se cuenta con distintos actos constitutivos de “secuela de juicio” (art. 67, párr. 4° del C.P.) que interrumpieran el curso de la prescripción.

     En tal sentido, he de señalar primeramente que la voz “juicio”, a la que se refiere el art. 67 comprende tanto el sumario como el plenario.

     Haciéndome eco de la doctrina sentada por la Suprema Corte de Justicia Provincial en la causa 71.896, “Guzmán, Felipe Alberto por lesiones culposas”, con fecha 22 de agosto de 2000, “El análisis no puede ser referido sólo a la voz ‘juicio’, sino que debe atender a la expresión legal completa: la ‘secuela’ del juicio. Ella refiere, entonces a todo lo que el juicio, al desarrollarse, ha dejado tras de sí [...] En el Código de Procedimiento Penal el juicio comprende las etapas del sumario y del plenario.”. En igual sentido se expidió la Cámara Nacional de Casación Penal, Sala I, en 2002/06/10, en causa “Marchant Jara, Daniel”.

     En el fallo mencionado en primer término, se sostuvo asimismo que: “La tesis amplia, esto es la que considera que durante el sumario también es posible detener la ‘muerte de la acción penal’ mediante su impulso es la que ha imperado casi unánimemente en las distintas integraciones de éste cuerpo, salvo en el caso ‘Balchumas’”, precisamente esta excepción es la esgrimida por el a quo para el sostenimiento de su tesis, mas claramente se opone a la télesis de la prescripción normativa en cuestión, en tanto que el concepto juicio es abarcativo y apunta a la totalidad del proceso.

      A igual conclusión se puede arribar con el enfoque constitucional de la cuestión, pues cuando las Cartas Magnas Nacional y Provincial (arts. 18 y 15 respectivamente) aluden a la voz “juicio”, se refieren a todo el proceso y no a un espectro específico del mismo.
Cerrando lo dicho, la tesis “amplia” es la predominante en doctrina y la jurisprudencia, por lo que la interpretación del vocablo “juicio” ha de remitir a la totalidad del proceso penal incluyendo la instrucción. La expresión “secuela de juicio” extiende su influjo a todo acto dinámico del proceso que mantiene la vigencia de la acción penal y el interés del Estado  en el avance del proceso.

III.-

     Ahora bien, en lo tocante a los actos de la instrucción  que resultan alcanzados por el concepto “secuela de juicio”, serán aquellos que tengan virtualidad para dar impulso real y eficaz al proceso.

     Así, la infracción se produjo el 25 de diciembre de 1.999 (fs. 1), promoviéndose la persecución por el representante de la vindicta pública en su primera fase con fecha 7 de febrero de 2000 (fs. 10) y en los decretos del 6 de noviembre de 2001 (fs. 17) y 19 de abril de 2002 (fs. 32), arribándose entonces a la declaración del imputado conforme los términos del art. 308 del rito (fs. 35) de fecha 8 de mayo de 2002. El 23 de agosto de 2002 se procedió a solicitar los antecedentes del encartado (fs. 47), cerrándose la instrucción con el requerimiento fiscal de elevación a juicio (fs. 57/59), el 14 de mayo de 2003.

     Considerando que el lapso corrido entre todos y cada uno de los actos procesales interruptivos reseñados, no alcanzó en ningún caso a completar el término de ley, dos años, concluyo expresando que no se ha operado la prescripción de la acción en orden al delito de lesiones leves.
Agrego que la Sala III del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, en sent. del 23/10/2001 en causa 7.543 “Fernández” (cit. por Piombo, Horacio Daniel; op. cit., pág. 371) sostuvo que: “El vocablo ‘secuela de juicio’ empleado por el art. 67 del Código Penal, debe entenderse en el sentido de que menta la realización de actos persecutorios emanados de aquellos órganos a los que la ley confía el ejercicio de la acción penal o la actualización de la pretensión punitiva del Estado, vale decir que hagan proseguir efectivamente la causa acordándole una dinámica indudable y real.”, en autos se cuenta con los actos reseñados que soslayan una indudable voluntad del persecutor penal de otorgar vida al proceso.

IV.-


      De modo tal que entiendo que la resolución que declara sobreseer totalmente a Eugenio Takhisis por el delito de lesiones leves en los términos del art. 89 del Código Penal debe ser revocada.

IV.-

Habiéndose indicado entonces los motivos en que se funda el recurso, solicito se eleven las actuaciones a la Excma. Cámara del fuero, a sus efectos.

Dios guarde a V.S.

Unidad Funcional de Instrucción y Juicio nro. 20
Bahía Blanca,          de septiembre de 2003.-

 

(Los Nombres y Apellidos que se muestran en los escritos  son ficticios, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia).

 


 
You are here: Home Modelos de Escritos Escritos Penales Modelo de Recurso de Apelación

 Consultas

Las consultas pueden realizarse a info@iestudiospenales.com.ar. No se responderán cuestiones atinentes a accionares delictivos y procedimientos a seguir en su caso.   

Artículos de Doctrina.

El Instituto de Estudios Penales invita a estudiantes de derecho y abogados, a realizar trabajos personales propios de la temática penal o filosófico penal. Presione aquí para mas información.

 Facebook

El Instituto de estudios penales posee su cuenta en facebook, si desea hacer consultas por esta vía presione aquí.